jueves, 25 de enero de 2007

Mis dos hombres

Quienes me conocen saben que tengo debilidad por dos hombres: Pas, mi padre, y Ivi, mi mejor amigo. Este amor no responde a ninguna explicación lógica. Pas suele decir el nombre de mi madre, el de mi hermana, el de mi perro y el de mi difunto perro antes de que le salga el mío. Ivi puede estar dos horas ignorándome hablando por el messenger con alguien que acaba de conocer y yo detrás hablándole, sirviéndole y riéndole las gracias.
Yo nunca fui infiel a P, pero con el único hombre que hubiera podido traicionarle es Ivi. En alguna ocasión, incluso le ofrecí mi cuerpo, pero me rechazó. Seguiré intentándolo...
Ahora tenemos un trato. A los 35, si los dos estamos desemparejados nos casaremos en Marbella e iniciaremos una vida en común. A mí me parece un plan genial, de hecho es más que probable que si estoy emparejada corte con esa persona para estar con Ivi, que en el fondo es lo que siempre he querido.
Imagino una vida en común con Ivi y me emociono. Nuestros hijos serán listos, altos, rubios, de piel clara y con tendencia a engordar. Les inculcaremos el amor por los certámenes de belleza y las revistas del corazón. Serán seres de noche, como lo hemos sido Ivi y yo... Memorables son mis visitas a medianoche a casa de Ivi para mirar misses en internet, comer panecillos con chocolate y fumar. Son destacables también nuestras quedadas en el chino vacío de delante de mi trabajo.
La propuesta ha sido mía y él ha aceptado con un Sí quiero. Me ha asegurado que en su condición de mariquita ha recibido ofertas de este tipo por doquier pero que nunca ha estado tan seguro como ahora. Voy a intentar pasar los nueve años que nos quedan lo mejor posible, pero con la emoción y exaltación que me embargan, será difícil concentrarme.

6 comentarios:

ALOMA69 dijo...

Suena maravilloso lo de la boda en Marbella, no podíais escoger mejor lugar, un marco incomparable y paradisíaco (a paraíso fiscal me refiero, claro).

De todos modos no creo que sigas soltera a los 35, pretendientes no te van a faltar, seguro!!!

Un saludo!!!

missangria dijo...

Ay como me gustan tus posts! me sineto un poco identificada con esta debilidad por el papá y por Ivs, de hecho yo nunca he planchado tan alegremente como cuando le preparaba las camisas a Ivs para sus entrevistas de trabajo en Sants..
La debilidad por mi papá también es por todos conocida y a veces se deshace en elogios por desconocidos e ignora mis peticiones de atención y amor!

Yo también creo que a los 35 tendrás otras opciones en el amor aunque si decidis casaros me encantará viajar a Marbella!!
besus.

Nais dijo...

AJJAJAJAJAJA Lo de los hijos sería mediante inseminación artificial? es que la verdad, no os imagino haciendo el coito.... Boda marvellí y un jardinero para cada uno en casa... Un beso flor! Nais

Mel dijo...

No puedo esperar nueve años para asistir a esa boda!!!que tal si la adelantáis unos añitos, incluso aunque tengáis pareja!Tendrás una suegra cachondísima y muchas cuñadas echando la lagrimilla. Ivi por su parte será puesto inmediatamente en forma por su suegra y su cuñada antes de la boda y saldréis en la portada del Cuore como la boda más fashion y esperada!

Jack bauer dijo...

Aunque sólo lo he visto un par de veces, a mí también me gustaría casarme con Iván.
Es el Paul Newman de los gays.

Myran dijo...

Aloma69: el lugar lo escogió Ivi y también a mí me gusta mucho. Yo no tengo tan claro que a los 35 no siga soltera, me está gustando esto de la soltería...
Missangria: ¡Es cierto! ¡Compartimos debilidades: papá, Ivi y el chocolate!
Nais: a mí me haría ilusión hacerlos como los hace todo el mundo pero la verdad es que no me veo cabalgando sobre Ivi... ¡Ya se verá!
Mel:La verdad es que yo tampoco quiero esperar nueve años. ¡Intentaré adelantarlo!
Jack: Hombre, señor Bauer, es un honor verle por este humilde blog. No sabía que fuera gay...